Recordemos: El 18 de enero las negociaciones sobre la nueva ley europea del copyright se detuvieron abruptamente después de que los gobiernos de los Estados Miembros fracasaran en alcanzar una posición común sobre el Artículo 13, lo cual obligaría las plataformas de Internet a censurar los posts de sus usuarios mediante filtros de subida.

Sin tal acuerdo, las reuniones finales en trilogo, en las que la ley se suponía que se finalizaría junto a representantes del Parlamento Europeo, tenían que ser canceladas – y el tiempo se acababa, con las elecciones a la U.E, que barajarían todas las cartas, vislumbrándose en mayo.

En contra de algunas informaciones, sin embargo, el Artículo 13 no fue archivado porque una mayoría de gobiernos de la U.E. hubieran llegado a entender que los filtros son costosos, proclives a error y que amenazan los derechos fundamentales.

Sin lugar a dudas, una oposición pública sin precedentes contribuyó a que los gobiernos de 11 Estados Miembros votaran contra el procedimiento, cuando sólo eran 6 el año anterior. Sin embargo, aún quedaba una mayoría a favor del Artículo 13 en general – sólo disentían en los detalles. Esto ahora se ha resuelto, y el proceso de aprobar la ley vuelve a estar en marcha – siga leyendo más abajo.

El acuerdo requería un compromiso entre Francia y Alemania, quienes por su tamaño pueden crear o destruir una mayoría. Ambos apoyan los filtros de subida – sólo eran incapaces de ponerse de acuerdo en quiénes deberían estar obligados a instalarlos:

🇫🇷 La posición de Francia:

El Artículo 13 es maravilloso y debe aplicarse a todas las plataformas, independientemente de su tamaño. Deben demostrar que han hecho todo lo que podían hacer para evitar subidas de material protegido por copyright. En el caso de pequeñas empresas, eso podría o no significar usar filtros de subida, finalmente un tribunal tomaría esa decisión.
(Ésta era anteriormente la posición mayoritaria entre los gobiernos de la U.E, antes de que el nuevo gobierno electo de Italia se retractara totalmente su apoyo al Artículo 13)

🇩🇪 La posición de Alemania:

El Artículo 13 es maravilloso, pero no debería aplicarse a todos. Las compañías con facturaciones inferiores a 20 millones de euros anuales deberían ser excluidas por completo, para no dañar a las PYMES y start-ups de Internet europeas.
(Esto estaba más cerca de la posición actual del Parlamento Europeo, que pide la exclusión de las compañías con facturaciones inferiores a 10 millones de euros y de menos de 50 empleados)

Lo que les unió: hacer el Artículo 13 incluso peor

En el acuerdo franco-alemán (PDF), que se filtró hoy, el Artículo 13 se aplica a todas las plataformas comerciales, los filtros de subidas deben ser instalados por todos aquellos excepto por los servicios que encajan en los tres siguientes criterios, extremadamente restrictivos:

  1. Disponibles para el público desde hace menos de 3 años
  2. Facturaciones anuales inferiores a 10 millones de euros
  3. Menos de 5 millones de visitantes únicos al mes

Incontables apps y sitios que no reúnen todos estos criterios necesitarían instalar filtros de subida, agobiando a sus usuarios y operadores, incluso si las infracciones del copyright no son actualmente un problema para ellos. Algunos ejemplos:

Filtros de subida requeridos

  • Foros de discusión de sitios comerciales, tales como los foros de Ars Technica o Heise.de (más de tres años)
  • Patreon, una plataforma con el único propósito de ayudar a que se paguen a los autores (no reúne ninguno de los tres criterios)
  • Redes sociales para un público muy específico como GetReeled, una plataforma para pescadores (muy por debajo de los 5 millones de usuarios, pero más antigua de 3 años)
  • Pequeños competidores europeos de firmas estadounidenses mayores como Wykop, una plataforma de compartición de noticias polaca similar a Reddit ( muy por debajo de los 10 millones de euros de facturación, pero puede alcanzar los 5 millones de visitantes y tiene más de tres años)

Además, incluso las plataformas más pequeñas y nuevas, que cumplen los tres criterios, deben demostrar que han hecho “todo lo posible” para obtener licencias de los titulares de los derechos, tales como sellos discográficos, editores de libros y bases de datos de fotos de stock para cualquier cosa que sus usuarios puedan publicar o cargar, lo cual es una tarea imposible. En la práctica, todos los sitios y aplicaciones en los que los usuarios puedan compartir contenidos se verán probablemente obligados a aceptar cualquier licencia que les ofrezca el titular de los derechos, independientemente de las condiciones y de si realmente desean que el material protegido por derechos de autor del titular de los derechos esté disponible en su plataforma, a fin de evitar el enorme riesgo legal de entrar en conflicto con el artículo 13.

En resumen:

  • El compromiso de Francia y Alemania sobre el artículo 13 sigue exigiendo que casi todo lo que publiquemos o compartamos en línea requiera el permiso previo de “máquinas de censura, algoritmos que son fundamentalmente incapaces de distinguir entre la violación de los derechos de autor y las obras legales como la parodia y la crítica.
  • Cambiaría la web de un lugar donde podemos expresarnos (con cierta moderación aplicada a posteriori en las plataformas) a uno donde los grandes titulares de derechos corporativos son los guardianes de lo que puede y no puede ser publicado a priori. Permitiría a estos titulares de derechos intimidar a cualquier sitio o aplicación comercial que incluya una función de publicación.
  • La innovación europea en la red se vería desalentada por los nuevos costes y riesgos legales para las empresas de nueva creación, incluso si sólo se aplican cuando las plataformas cumplen 3 años de antigüedad o alcanzan algún éxito. Los sitios y aplicaciones extranjeros que no puedan permitirse ejércitos de abogados se verían incentivados a bloquear a todos los usuarios de la UE para protegerse legalmente.

Ahora todo depende del Parlamento Europeo

Con este bloqueo fuera del camino, las negociaciones en trílogo para terminar la nueva ley de derechos de autor vuelven a estar en marcha. Habrá una presión masiva y rápida para alcanzar un acuerdo general en los próximos días y aprobar la ley en marzo o abril.

Lo más probable es que el Consejo apruebe el compromiso de Alemania y Francia el viernes 8 de febrero, y que el lunes 11 de febrero una negociación final en trílogo tenga lugar con el Parlamento.

Los eurodiputados, la mayoría de los cuales luchan para ser reelegidos, aún tienen algo que decir. El pasado mes de septiembre, después de que se incluyera una excepción para las pequeñas empresas, se podía encontrar una pequeña mayoría en favor del artículo 13 en el Parlamento, excepción que era mucho más fuerte que el acuerdo sucio que ahora proponen Francia y Alemania -pero desafortunadamente no hay ninguna razón para creer que el negociador del Parlamento, Axel Voss, se mantendrá firme e insistirá en este punto en el trílogo. En lugar de ello, la decisión final se tomará durante a la votación final en el Pleno de marzo o abril, en la que todos los diputados al Parlamento Europeo tienen voz y voto.

El que los diputados rechacen esta versión perjudicial del artículo 13 (como hicieron inicialmente el pasado mes de julio) o se sometan a la presión dependerá de si todos nosotros les dejamos claro:

Si rompes Internet y promulgas el artículo 13, no te reelegiremos..Tweet this!

➡️ You can quickly and easily email your MEPs using this tool at SaveYourInternet.eu.

En la medida en que lo permita la ley, el autor renuncia a todos los derechos de autor y derechos conexos de este contenido.

My name is Julia, I'm the Pirate in the European Parliament.

I'm fighting to make copyright in the EU unified, progressive and fit for the future. Will you join me?

What do you think?