La industria editorial, del cine y de la música se han hecho con la reforma del copyright de la UETweet this!

La UE está preparando finalmente la nueva ley de copyright.
Es una oportunidad histórica para poner al día leyes desactualizadas para que se correspondan con las nuevas realidades y oportunidades que brinda la revolución digital. Pero el documento filtrado revela lo contrario.

En vez de eso, el Comisario Oettinger ha dejado a las industrias editoriales, del cine y de la música hacerse con la reforma en un intento de proteger a los viejos modelos de negocio del progreso – a un coste trágico para la libertad de expresión y de la creatividad en internet, el derecho de las startups a innovar y de la causa de una Europa sin fronteras digitales.
oettinger-copyright
De las distintas medidas consideradas por la Comisión en el documento filtrado, propone consecuentemente la implementación de aquellas que anteponen los intereses corporativos por encima del de los creadores, emprendedores y usuarios. Muestra un profundo desprecio a las aportaciones realizadas por el público, investigadores, aquellos que defienden los derechos digitales, el Parlamento Europeo, sus predecesores y otros muchos.

Por favor, únete a mí diciéndole claramente a Günther Oettinger: Si estos son de verdad los planes que presentarás el 21 de septiembre, la reforma está acabada. Estas propuestas no convencerán a los europeos de que la Comisión está del lado de la gente en general – un juego peligroso cuando el euroescepticismo está en su momento álgido. Los europeos se unieron para parar el peligroso intento de la industria del copyright de hacerse con más poder – el tratado ACTA. Pueden volver a unirse de nuevo. Le insto a que lo reconsidere.

Esto es lo peor que incluye el plan

1. Dañar internet por el bien de la industria editorial

Has oído hablar de la “tasa Google” – más concretamente un nuevo copyright para los artículos de noticias que protege incluso diminutos extractos tales como aquellos que a menudo acompañan a los enlaces. En Alemania y en España, los editores convencieron a los políticos para introducir este nuevo derecho para intentar obligar a Google Noticias a pagar por el privilegio de generar tráfico hacia sus páginas web. Estas leyes fallaron, sin producir ni un solo céntimo de beneficio adicional para los editores (y mucho menos para los periodistas). Por el contrario, cuestionar la libertad de enlazar supuso una limitación de las opciones de los lectores y desalentó a las startups para que compitiesen con Google y trabajasen en formas innovadoras de mantener a la gente informada.

Todos, excepto unos pocos editores, estaban de acuerdo en que ésta era una idea estúpida. Echa un vistazo a esta lista incompleta :

  1. El Parlamento Europeo rechazó recomendar esta idea
  2. El Parlamento Europeo directamente alertó en su contra
  3. 83 eurodiputados instaron a la Comisión a abandonar el plan
  4. Una coalición de editores, incluyendo la Asociación Española de Editoriales de Publicaciones Periódicas (representando 900 cabeceras) y la Asociación Nacional Italiana de Prensa Online (150 periódicos digitales) advirtieron de que estos planes “dañan la economía digital” y “también a los editores”
  5. La mayor alianza europea de startups digitales Allied4Startups advirtió sobre el impacto negativo para las startups, la investigación, la educación y la innovación
  6. Estudiantes de derecho instaron a la Comisión a “decir no”
  7. Miles de europeos rechazaron la idea en una consulta pública de la UE
  8. Cerca de 100,000 usuarios de internet apoyaron la petición de SaveTheLink en contra de esta idea
  9. La iniciativa alemana en contra de este canon adicional IGEL, que representa a 130 organismos, dice que esta idea “obstruye la innovación y la libertad de información y comunicación”
  10. La asociación de derechos digitales EFF calificó estos planes como “un impuesto arbitrario a las plataformas digitales” y “discriminación de la competencia [de editores de periódicos]”
  11. La Asociación Alemana de Periodistas DJV dijo, en referencia a la ley alemana, “no necesitamos una ley [como esta] que no beneficia a nadie”
  12. La Asociación Alemana de la Industria de Internet ECO concluyó que la ley alemana “solo produjo perdedores” y que introducirla a nivel europeo “crearía problemas masivos”
  13. En un debate reciente, editores de periódicos digitales de Alemania y España calificaron estas leyes como “una manera de sacarle un poco de dinero a Google” y “completamente inservible para los lectores [y] los editores”, e hicieron campaña para evitar su extensión a Europa.

El comisario Oettinger hizo caso omiso a todas estas preocupaciones. Incluso mencionó claramente que esta nueva regulación no trataría de corregir cosas que estaban mal. Sin embargo, su propósito es simplemente convertirse en el resultado final de los grandes jugadores de la industria editorial europea.

Incluso peor, Oettinger no está intentando solamente extender esta idea fallida a toda la UE – está proponiendo extender su alcance todavía más: Este nuevo copyright obligaría no solo a los agregadores de noticias a pagar cuando muestren un extracto de la información proveniente de periódicos digitales, sino también a cualquier página web que esté en contacto con noticias online, como las redes sociales o los buscadores. Alemania decidió que este derecho de autor adicional (que pierde su valor comercial en unos días) debería durar un año – pero ahora Oettinger está planeando extenderlo a 10 años, ¡e incluso menciona la opción de que dure 50 años!

Cómo te afectaría esto:

  • La manera en que encuentras, lees y compartes artículos hoy en día estaría en tela de juicio: Agregadores como Google Noticias o Rivva, aplicaciones que combinan múltiples fuentes como Flipboard o Apple News, “vistas de lectores” optimizadas en los navegadores, servicios de “leer más tarde” y ad blockers, compartir enlaces en las redes sociales – estos y otros muchos ejemplos requerirían caros acuerdos de licencias con los editores. Tus acciones en estos servicios podrían ser legalmente cuestionables y/o estos servicios dejarían de estar disponibles o serían más caros.
  • Menos innovación en tecnología de la prensa cuando los costes de las licencias y los riesgos legales desincentivan a las startups europeas y al desarrollo de nuevas formas de mantener a la gente informada.
  • Menos diversidad en el periodismo si los editores menos conocidos no pueden contar con los agregadores para alcanzar nuevas audiencias y competir con los grandes jugadores en un campo de juego justo.
  • Los autores podrían obtener menos beneficios si la ley da derecho a los editores a una parte de los ingresos obtenidos por el impuesto de copyright y la evaluación de impacto acierta en que los precios para los consumidores no aumentarían.

Ridículamente, la Comisión argumenta en su evaluación de impacto que sus planes tendrían un impacto positivo en el derecho a la libertad de expresión e información al “hacerse la industria periodística más sostenible”. Lo contrario es cierto: Dañaría directamente el derecho a la información de millones de personas al convertir el hecho de enlazar, agregar o exhibir contenido de noticias en internet en algo caro y legalmente complejo.

* * *

2. Acabar con startups de la UE en beneficio de la industria musical

La industria de la música cree que no está recibiendo suficiente dinero de YouTube. Desafortunadamente, no pueden encontrar ninguna ley que YouTube haya incumplido – por lo que se les tenían que ocurrir algunas nuevas.

Los proveedores de servicios como YouTube tienen actualmente la obligación de actuar ante las notificaciones de violación de copyright. Oettinger pretende pasarles esta responsabilidad y obligarles legalmente a negociar de manera proactiva con la industria musical para adquirir licencias para (o alcanzar otros acuerdos sobre) cualquier material que los usuarios suban, así como construir sistemas que controlen continuamente las subidas y busquen contenido protegido por derechos de autor.

Aquí, la industria musical no consiguió exactamente lo que quería: En un principio, pedían que YouTube fuese directamente responsable de todo lo que sus millones de usuarios subiesen. Esto le habría dado a la industria una excelente posición negociadora para pedir más dinero – pero la Comisión rechazó la idea.

Esto nos deja con una gran ironía: YouTube, el objetivo de estas acciones, ya ha estado implementando estas ideas de manera voluntaria durante años. Y la respuesta de la Comisión a las quejas sobre YouTube es… obligar a todos los proveedores a actuar como YouTube. A quién se supone que va a beneficiar es todavía un misterio para todos. Pero los peligros son claros:

  • Esta ley tendría efectos devastadores para las startups europeas. Si la web de música europea SoundCloud, tan amada por artistas emergentes que tratan de hacerse conocidos, hubiese tenido que cumplir cuando empezó con tales restricciones, habrían perdido, lo más seguro, contra cualquier competidor no europeo que no tuviese que cumplir con lo mismo.
  • Además, el robocop del copyright de YouTube es tremendamente defectuoso. ContentID retira con regularidad vídeos hechos por fans (como grabaciones de eventos, lip dubs, reseñas, películas caseras, etc.) que incluyen trocitos de contenido protegido por derechos de autor incluso cuando su uso está permitido por excepciones y limitaciones al copyright. Es muy difícil crear una máquina que comprenda las complejidades de una ley de copyright. Por lo que en la práctica, esta nueva ley podría disminuir aún más el ya débil derecho del público – y especialmente de los creadores – a reutilizar, comentar y citar trabajos ya existentes.
  • No está clara la necesidad de que YouTube busque contenido protegido por derechos de autor, dado que la música ocupa tan solo el 4% del tiempo utilizado en ver vídeos en YouTube, y el 75% de esas visitas se realizan a vídeos musicales subidos voluntariamente por sellos discográficos y artistas por motivos de promoción, no por diabólicos piratas. ¿Tanto merece la pena ese 1% restante como para requerir a las empresas negociar con los sellos discográficos, desarrollar tecnologías caras y complejas y controlar a todos los usuarios?

Oettinger cree que necesita requerir por ley lo que YouTube ya está haciendo a startups que no serán capaces de cumplir – y, por lo tanto, terminar con la competencia europea y la innovación digital por algo que de hecho no genera beneficio a la industria de la música.

Cómo te afectaría esto:

  • Menos creatividad basada en trabajos existentes al reemplazar a los jueces que vigilan por el cumplimiento de las leyes de derechos de autor por robots no inteligentes que vigilan el cumplimiento de acuerdos de copyright.
  • Menos innovación y menos startups, poniendo a la UE aún más a la cola de la economía digital.
  • Una dominación del mercado aún mayor para YouTube, quien ya está cumpliendo con la ley antes incluso de que ésta haya sido aprobada.

* * *

3. Mantenimiento de las fronteras digitales para la industria del cine

endgeoblocking-stamp-red2La UE se supone que es una unión con un mercado único y, aún así, las fronteras digitales siguen muy extendidas hoy en día: Mensajes como Este contenido no está disponible en tu país impide a millones de europeos pagar por ver películas online o vídeos cada día. Las fronteras digitales separan a las comunidades lingüísticas junto con las fronteras nacionales e impide a las minorías culturales, emigrantes, viajeros y personas que estudian idiomas acceder a la cultura. Por otro lado, impiden a artistas y startups europeos acceder a una mayor audiencia y posibles clientes. Las encuestas y consultas de la Comisión sobre el tema han probado que los europeos apoyan de manera contundente que se tomen medidas al respecto.

Pero de nuevo, una industria ha saboteado cualquier intento de progreso para protegerse a sí misma de adaptarse a los tiempos cambiantes y de crear nuevas oportunidades.

A instancias de la industria del cine, Oettinger ha abandonado los planes para terminar con el geobloqueo. Se niega a proponer las medidas que reducirían el geobloqueo de una manera significativa: Dejar de forzar a los servicios de vídeo a que rechacen clientes del país de la UE “incorrecto”. Los contratos de la industria continuarán forzando a los servicios a discriminar entre europeos y rechazar clientes que pagan – limitando artificialmente la audiencia de los servicios de VoD y películas europeas y consolidando el dominio de Netflix.

Esto significa que ha ganado el debato interno contra el Comisario Vicepresidente Andrus Ansip, quien había sido muy claro sobre cuánto “odia el geobloqueo”, y que “abolirlo es necesario”. Oettinger ha convertido los pronunciamientos de su compañero en palabras vacías.

Mientras que el geobloqueo de VoD y de las webs para compartir vídeos permanezca igual, al menos los servicios de retransmisión de la TV online ya no estarán obligados a geobloquear – aunque aún pueden hacerlo sí así lo desean.

Cómo te afectaría esto:

  • La discriminación persiste – Las minorías lingüísticas, emigrantes de larga duración, estudiantes de intercambio, etc. – 1 de cada 10 europeos – continuarán teniendo denegado el acceso online a su cultura.
  • Audiencia denegada a los artistas – Al trabajo de muchos artistas se le continuará denegando una audiencia europea – y se seguirá rechazando a fans dispuestos a pagar.
  • Audiencias rechazadas – Personas que estudian idiomas, fans de ligas de deporte extranjeras, etc. se seguirán viendo forzadas a pagar VPNs en vez de a los creadores, o buscar fuentes ilegales.
  • Economía dañada – Hasta 1.6 billones de Euros vale la demanda transfronteriza que se continúa denegando a las plataformas de VoD, startups y artistas europeos.

* * *

Ahora, el plan de reformas del copyright incluye un número pequeño de buenas ideas: Algunas excepciones al copyright se han mencionado para ser armonizadas u obligatorias en toda la UE – aunque nada que beneficie a los creadores o a los usuarios: Las instituciones educativas digitales y transfronterizas podrán utilizar material protegido por derechos de autor para ilustración en educación, museos y archivos podrán digitalizar y hacer colecciones de obras comerciales disponibles (si pagan licencias colectivas), e instituciones de investigación públicas podrán realizar minería de textos y datos.

Pero la lista de omisiones evidentes es aún mayor: No habrá estándares mínimos para excepciones en la UE, ni excepción de remezcla, ni derechos para las bibliotecas para que presten de manera electrónica, ni protección de los trabajos que pertenecen al dominio público cuando son digitalizados. Los candados digitales (DRM) continuarán restringiendo el uso legal de obras y dañando la interoperabilidad.

Oettinger ni siquiera pudo acordar que la libertad de panorama – el derecho a hacer y utilizar fotos del espacio público – se aplicase a toda Europa.

* * *

Esto no es un copyright adaptado a la era digital. Es un copyright que intenta proteger del futuro a los grandes jugadores del pasado.

Las industrias europeas editoriales, del cine y de la música han visto claramente que influenciar al Comisario Oettinger para que dicte leyes es más sencillo y lucrativo que adaptarse al progreso y competir justamente.

Si les dejamos que se salgan con la suya con este lobby, proteccionismo y cortas miras, el daño colateral perjudicará a los usuarios de internet europeos y a la industria digital durante las próximas décadas.

Comisario Oettinger, también nos representas a nosotros – no conviertas la reforma del copyright en el nuevo ACTA!Tweet this!

En la medida en que lo permita la ley, el autor renuncia a todos los derechos de autor y derechos conexos de este contenido.

My name is Julia, I'm the Pirate in the European Parliament.

I'm fighting to make copyright in the EU unified, progressive and fit for the future. Will you join me?

Comments closed.